GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE NIÑOS Y ADOLESCENTES

Sobre Autismo: “Recursos del niño autista. Estrategias del analista en la cura”

Conseguir hablar no es un hecho simplemente evolutivo. Hay muchas condiciones que deben darse para que esto ocurra. Es necesario que el niño consienta a recibir el lenguaje y además, que pueda captar el funcionamiento de sus leyes para poder utilizarlo. Por otra parte, en el tiempo intermedio hasta que el niño consigue hablar, el pequeño hace un trabajo de dominio sobre lo que recibe de los demás como lenguaje, en un intento de apropiación. Pero en cuanto el lenguaje hablado aparece, zas! descubrimos que no todas sus marcas pueden ser atrapadas por lo dicho. Nunca conseguimos decir totalmente aquello que pretendíamos! A los niños aún les sucede con más intensidad. De allí que, en muchas ocasiones, el síntoma es la única alternativa con la cuenta el niño para tomar la palabra. Y se valdrá de los restos de esos elementos que ha tomado de afuera, que marcaron su cuerpo y su corta vida, para decir lo que de verdad le ocurre. Cuando el niño no puede detener su cuerpo o no puede parar un instante para atender a su entorno, nos estará enseñando que algo de ese cuerpo infantil lo intranquiliza y será necesario ayudarlo a encauzar esa inquietud o de lo contrario no habrá apaciguamiento.
En cualquier caso, es prioritario poner el hecho traumático en palabras para aliviar el sufrimiento; y sin embargo, eso no es suficiente: en un segundo tiempo del tratamiento habrá que tomar las herramientas con las que cuenta el niño para orientar una cura acorde a su singularidad. También es cierto que en muchas ocasiones, los síntomas son un verdadero llamado al adulto y por tanto, no es un llamado que deba ignorarse. Con solo nombrar lo que le pasa y los intentos fallidos de reeducación del síntoma, el niño no podrá más que ampliar las manifestaciones psíquicas o somáticas que ha construido. Si hay síntoma, hay al menos una respuesta del propio niño ante aquello conflictivo que le ocurre y sobre lo que generalmente no tiene un saber. “El inconsciente es eso, es la cara real (-léase corporal) de eso donde estamos enredados” decía el psicoanalista J.Lacan, al final de su enseñanza. Veremos cómo debemos intervenir cuando los niños, a su modo, nos descubren sus enredos.

 

Lugar

Sede del Colegio de Psicólogos de Alicante.
Av. General Marvá, 16. 1º. Alicante
Colabora: Colegio Oficial de Psicólogos de Alicante

Horario

19:30 a 21:00hs. 

Inscripción: enviar email para reservar plaza a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Convivir con un hijo adolescente”

Fecha: 2 de febrero de 2018 Horario: 18hs a 19.30hs Modalidad: Taller

Join now and claim bonus will hill bookmeker - wbetting.co.uk